fiszner

Construir y habitar de forma sustentable a través del poliuretano

Por Marcelo Fiszner – Director de Marketing de Poliuretano para Latinoamérica de Dow Química *

Tal como se discutió en la COP21 en París, si hasta fin de siglo la temperatura del planeta aumenta un grado y medio más, desaparecemos. Esto nos impone a vivir entendiendo la huella de carbono que generamos y las emisiones de dióxido de carbono que desprendemos, principales razones del calentamiento global.

Desde nuestra firma, tenemos un fuerte compromiso con la sustentabilidad, de manera que, pensando en las ciudades del futuro, alentamos a la industria de la construcción a incorporar innovaciones tecnológicas dirigidas a consumir menos energía. Esto es posible edificando en seco con paneles termoaislantes, que tienen todas las bondades de la construcción tradicional  (son fuertes, resistentes, permiten todo tipo de acabado y cuestan lo mismo) pero con el diferencial ecológico.

Estas edificaciones permiten un aislamiento térmico un 700 por ciento mejor que el ladrillo y un 80 por ciento mejor que la lana de vidrio y el poliestireno, ya que contiene poliuretano, el más eficiente de los materiales aislantes. Gracias a esta tecnología, el consumo energético cotidiano del hogar es un 70 por ciento menor, ya que el ahorro en climatización de ambientes, tanto en climas fríos como calientes, es abismal.

El poliuretano está presente todos los días en nuestra vida. En su forma flexible, en colchones, almohadas y muebles; en su forma semirígida en volantes y otras partes de automóviles, en suelas de zapatos y muchas otras aplicaciones. En el caso de la espuma rígida, ésta se encuentra como elemento aislante de las heladeras, entre el plástico interno y la chapa externa; y en la construcción también debido a su papel aislante, gracias a su estructura ultraliviana y rígida, con millones de celdas minúsculas cerradas que contienen gases de aislación. La espuma rígida de poliuretano es altamente resistente, liviana, no absorbe agua, tiene la mejor aislación térmica posible, resiste hongos y otras plagas y está especialmente diseñada para resistir al fuego, cumpliendo con todas las normas de la construcción.

Desde el punto de vista constructivo, es  una construcción que no consume agua en su proceso, se termina en la mitad (o menos) de tiempo y no tiene desperdicio alguno –recordemos que la construcción tradicional es responsable del 40 por ciento de los residuos generados por una ciudad.

*Marcelo Fiszner es ingeniero químico de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina. Tiene 55 años y trabaja hace 29 en Dow Química, compañía en la cual de desempeñó en diferentes roles y geografías. Actualmente, está radicado en Brasil desde 2001, donde ejerce el cargo de Director de Marketing de Poliuretano para Latinoamérica con especial foco en la parte de Eficiencia Energética y Emisiones de Carbono.

panel